Blog dedicado al cine, la música, la televisión, el teatro y sus personajes; a la magia del espectáculo

sábado, 18 de diciembre de 2010

La Larga Cena de Navidad

Esta temporada navideña resulta adecuada para celebrar con la familia, acercarse, convivir y compartir, por lo que realizar actividades que están fuera de nuestra complicada agenda con nuestros seres queridos vale la pena. En especial si tenemos un respiro del trabajo o la escuela gracias a las vacaciones.

Una buena opción es ir al teatro, aquel lugar en donde los histriones, con sus vestuarios y rodeados de una escenografía llamativa crean magia con sus voces, inflexiones, gestos y movimientos.

La productora Halo Studio, la misma que el año pasado nos regaló en cine la película “El Estudiante”, ahora incursiona en este nuevo lenguaje para traernos la obra “La Larga Cena de Navidad”.

La puesta en escena es dirigida por el traductor, dramaturgo y director regiomontano Otto Minera, ex director del Centro Cultural Helénico; y es protagonizada por Lumi Cavazos, Carlos Aragón y Arturo Barba. 

La obra gira en torno a la vida de la familia Balderrama que cada año celebra una cena de Navidad, pero conforme transcurre el tiempo, hasta sumar 90 años, vemos cómo algunos miembros inevitablemente deben partir de este mundo mientras otros más arriban.

Son tres las generaciones que cobran vida ante nuestros ojos y con sutiles señales nos damos cuenta que un año ha pasado. Mamá Lola (Marissa Saavedra) es la primera en partir dejando a una familia en ciernes.

Su hijo, Rodrigo (Aragón), desposado con Lucía (Cavazos), forma una familia propia al tener dos hijos: Ángel (Barba) y Dolores (Sonia Franco). El primero, tras casarse con Josefina (Jeannine Derbéz), tiene cuatro hijos más, el primero muere recién nacido, pero le sobreviven: Manuel (David Villegas), Lucía (Sofía Padilla) y Rodrigo (Jorge Luis Moreno).

Así, con el paso de los años vivimos al lado de esta familia sus pesares y alegrías; las tragedias propias y los triunfos, la felicidad de ver que los hijos forman una vida propia y la tristeza de verlos marcharse de la casa; todo, mientras se recuerdan, se siembran o se cosechan nuevas tradiciones.

De ahí que la obra sea tan cercana, pues en ella nos vemos reflejados cada uno de nosotros, además de que nos conmovemos con las experiencias de los Balderrama, pues son similares a las propias y nos reímos con sus alegrías.

“La Larga Cena de Navidad” es una puesta en escena familiar, lo que de hecho motivó a Cavazos a regresar a México después de ocho años de ausencia, a hacer teatro. La actriz de “Como agua para chocolate” comentó: "bajo la idea de protagonizar una obra ciento por ciento familiar, que inculque valores, regresé gustosa".

Para ella, aunque es una obra que se escribió hace 30 años, aún es muy vigente por las temáticas que aborda.

Se trata de un texto del escritor, dramaturgo y guionista estadounidense Thornton Wilder, quien en su trayectoria se ha hecho acreedor a tres Premios Pulitzer: por su novela “Los Puentes de San Luis Rey”, y los otros dos por las obras teatrales: “Nuestro Pueblo” y “La Piel de Nuestros Dientes”.

“De todas mis obras de teatro, ‘La Larga Cena de Navidad’ es la que ha encontrado más variedad de respuestas. En algunas funciones han sido risas constantes; en otras el público es conmovido por la historia, a algunos les parece cruel y crítica”.

Hacer teatro es difícil, pues muchos factores intervienen para que se pueda crear magia sobre un escenario y compartirla con el público que se encuentra enfrente, sentado en las butacas.

Sin embargo, entre lo más destacable de esta puesta está el hecho de que los actores nunca se bajan del escenario y son ellos, con sus propios recursos, quienes se maquillan y avejentan para permitir que el tiempo deje su huella.

Lamentablemente, la respuesta del público no ha sido la deseada, pues “La Larga Cena de Navidad” se ha presentado en un teatro prácticamente vacío, lo cual seguramente se debe a la falta de promoción de la obra, a que en algunos momentos el ritmo se cae, a una que otra sobreactuación y a que no se logra una completa conexión con el público.

Aún así, vale la pena apoyar trabajos que fomentan valores y que se realizan con las mejores intenciones. “La Larga Cena de Navidad se presentará hasta el 16 de enero de 2011 en el teatro Wilberto Cantón. No es una obra infantil, pero sí es ideal para ir con los hijos adolescentes, ya que brinda una gran lección de unidad.

Twitter: mabsalinas

No hay comentarios: