Blog dedicado al cine, la música, la televisión, el teatro y sus personajes; a la magia del espectáculo

domingo, 3 de abril de 2011

"La otra familia": aburrimiento garantizado


Dejando el tema controversial a un lado, cuando menos por el momento, la más reciente cinta del director mexicano Gustavo Loza, "La otra familia", es reiterativa, predecible, monótona y en términos cinematográficos deja mucho que desear.

La historia se centra en Hendrix (Bruno Loza, hijo del director), un niño de siete años que queda a merced de la buena voluntad de sus vecinas lesbianas, Ivana (Ana Serradilla) y Gloria (Ana Soler), después de que su madre drogadicta, Nina (Nailea Norvind) lo abandona durante días.

Como estas mujeres están a punto de salir del país, encargan al pequeño con una pareja homosexual: Jean Paul (Jorge Salinas) y Chema (Luis Roberto Guzmán), mientras Nina se recupera de su adicción y es recluida en un psiquiátrico.

Aunque en un principio ambos hombres se muestran reticentes ante la situación, finalmente aceptan ayudar al niño y terminan encariñándose con él.

Teniendo como base escenas poco sustentadas y cambios radicales en los personajes que ocurren como por arte de magia, Hendrix modifica la vida de ambos hombres y de las personas que laboran en su casa, hecho que deja al descubierto la poca profundidad de los personajes.

No obstante, Hendrix y sus cuidadores deberán enfrentarse a múltiples problemas: el afán de Nina por recuperar a su hijo y el interés de su novio Patrick (Andrés Almeida) por venderlo a un matrimonio con buena posición, pero muy mala relación.

"La otra familia" es una película con severas carencias en su argumento e incongruencias y su resultado es una suma de momentos que al final no pueden definirse como una historia, sino como situaciones aisladas.

Su ritmo es lento y el conflicto es reiterativo, lo que provoca que en vez de avanzar, uno sienta que la cinta retrocede, pues las acciones, los conflictos y diálogos se repiten una y otra vez. Esto termina provocando aburrimiento y tedio en los espectadores.

El filme se compone de innumerables escenas que no tienen razón de ser, porque no le aportan nada a la trama y simplemente le restan dinamismo. Tal es el caso de la secuencia en la que la mayoría de los personajes experimentan melancolía y que está acompañada por una música medianamente atractiva, o la escena en que Serradilla y Soler toman un baño juntas, entre muchas otras.

Aunado a lo anterior, aunque las actuaciones de Salinas, Guzmán, Serradilla, Soler y Norvind son complejas, pues se basan en personajes difíciles expuestos a situaciones extremas, el nivel histriónico de Bruno Loza es ínfimo y no desarrolla una buena química con el resto del elenco.

Su actuación se limita a un caminar lento y cabizbajo, mientras su rostro es enmarcado por un ceño fruncido.

Pero por si todo lo anterior fuera poco, el filme, que se ha vendido como una forma de "sensibilizar" a la gente con respecto al tema de la adopción de menores por parte de parejas homosexuales, abusa del empleo de temáticas controversiales, por lo que se pierde a medio camino.

Mediante escenas sumamente fuertes en las que aparecen desnudos femeninos, acoso sexual, un beso entre dos hombres, un semidesnudo de dos hombres haciéndose arrumacos en una cama, violencia física, lenguaje vulgar, drogadicción y más, no sólo se abordan los tema de la homosexualidad y el lesbianismo, sino también de la fecundación artificial, la pederastia, la drogadicción y el tráfico de infantes.

Asimismo, la figura del sacerdote, que es interpretado por Alejandro Calva, se aleja por completo de la postura de la Iglesia Católica con respecto a estos hechos, por lo que puede causar confusión y desorientación.

Padres de familia, cuidado, porque esta cinta por ser B-15 está al alcance de tus hijos.

¿O tú qué opinas?

Twitter: mabsalinas

1 comentario:

Monique dijo...

Poca Profundidad en los personajes? Mm clásico elemento para ser aburrida. Hace mucho que no voy al cine. Je. Pero sí, la trama la verdad no me cautiva para anda, desde que leí el "abstract" me dije: "Ay que mala forma de ponerse de moda" Es como los monos que ponen es un tweet todos los # con los TT del momento, así pintaba esta peli.